PRK consiste en realizar un tratamiento con láser directamente sobre la superficie de la córnea. Indicada en pacientes con hábito de frotarse los ojos o con hobbies o profesiones de riesgo.