Contacte con nosotros: 986 44 99 20

Glaucoma

El glaucoma es un grupo variado de enfermedades oculares que se caracterizan por un aumento de la presión intraocular que finalmente conduce a la lesión del nervio óptico y a la ceguera. Constituye una de las primeras causas de ceguera en el mundo por lo que tiene una importancia capital establecer un diagnóstico oportuno ya que a menudo pasa desapercibida hasta estadios muy avanzados de la enfermedad. La prevalencia del glaucoma aumenta con la edad, desde un 2,4% en personas mayores de 40 a más del 7% en personas por encima de los 75 años.
Entre los factores de riesgo relacionados con el daño glaucomatoso del nervio destacan el aumento de la presión intraocular, antecedente familiar positivo de glaucoma, edad avanzada, miopía e hipertensión arterial.

Tipos de Glaucoma
La cámara anterior periférica permite diferenciar dos formas de glaucoma:

  • Glaucoma de ángulo abierto

    La forma más frecuente (90%). Se caracteriza por un comienzo insidioso y progresivo, que durante el período inicial suele ser asintomático, por lo que el diagnóstico se suele establecer tardíamente cuando ya se han producido lesiones irreversibles del disco óptico y alteraciones del campo visual. Son muy importantes las campañas de despistase para identificar a los pacientes asintomáticos así como tomar la tensión ocular a todos los pacientes que acuden a revisión por presbicia (la incidencia aumenta a partir de los 45 años).
  • Glaucoma de ángulo cerrado

    Menos frecuente, puede provocar ataques agudos con mucho dolor, nauseas y vómitos conllevando un alto riesgo de pérdida de visión si no se instaura el tratamiento oportuno. Constituye una urgencia oftalmológica.

Diagnóstico
Esta enfermedad suele manifestarse cuando se encuentra en un estado bastante avanzado de su evolución. La visión que se pierde no se recupera, por lo que es fundamental un diagnóstico precoz. La prueba más indicada, tanto para el diagnóstico precoz como su monitorización, es la ‘Campimetría computerizada’. Esta prueba permite detectar la afectación funcional del nervio óptico. La ‘Tomografía de Coherencia Óptica’ (OCT) evalúa el daño estructural del nervio óptico y de la capa de células ganglionares.

Tratamiento
El objetivo fundamental del tratamiento de esta enfermedad es evitar la progresión de la neuropatía óptica glaucomatosa y, por tanto, la discapacidad visual. El único factor causante de glaucoma modificable es la presión intraocular alta y para ello contamos con:

  • Colirios y Pastillas

     Generalmente se inicia el tratamiento con medicación tópica, es decir, colirio. Existen dos grandes grupos de medicamentos: los que disminuyen la producción de humor acuoso (Betabloqueantes, inhibidores de la anhidrasa carbónica, Brimonidina…) y los que aumentan la evacuación del humor acuoso (Análogos de las Prostaglandinas, Pilocarpina…). En casos severos puede ser necesario dar por via oral inhibidores de la anhidrasa carbónica para controlar la tensión ocular antes de recurrir a otros procedimientos. 
  • Tratamiento láser

     Es posible aplicar tratamiento láser para reducir la presión intraocular: Trabeculoplastia Láser Argon (ALT) y Trabeculoplastia Láser Selectiva (SLT). Ambos procedimientos se realizan con anestesia tópica (con gotas). El láser se dirige a la malla trabecular para abrir los canales de drenaje y mejorar la filtración. Con este procedimiento conseguimos en muchas ocasiones disminuir el número de colirios necesarios para bajar la tensión ocular.
  • Cirugía de Glaucoma

     En estados avanzados, recurre a la cirugía con el objetivo de reducir la presión en el interior del ojo. La cirugía trata de mejorar el flujo de salida del humor acuoso mediante la creación de una vía de salida (Fístula). Hoy en día utilizamos microimplantes para disminuir las complicaciones y mejorar los resultados:

    • Implante Ex-PRESS: dispositivo filtrante que mantiene un flujo permanente de humor acuoso a los espacios subconjuntival y supracoroideo; se trata de un dispositivo no valvulado de acero inoxidable con una pestaña distal que previene que penetre en exceso y un espolón proximal que previene su extrusión. Los implantes Ex-PRESS presentan desde el punto de vista teórico dos ventajas fundamentales: son muy sencillos de colocar -lo cual puede reducir considerablemente el tiempo quirúrgico- y presentan una alta biocompatibilidad que evita la fibrosis cicatricial, causa más frecuente del fracaso de las técnicas filtrantes.

    Este nuevo implante en miniatura se considera una alternativa fiable a la trabeculectomía convencional, varios estudios han evaluado su eficacia, seguridad y efectos secundarios, tanto en cirugías filtrantes aisladas como en cirugía combinada.

    • Implante XEN:  se utiliza para disminuir la presión intraocular en el tratamiento de pacientes con glaucoma. El implante de glaucoma XEN es un tubo hidrófilo compuesto de colágeno con una excelente biocompatibilidad y tolerancia. Además, tiene la ventaja de ser un tratamiento totalmente reversible, en el hipotético caso de no lograr los resultados deseados para el paciente. Se coloca a través de la cámara anterior y mediante este microdispositivo se comunica la cámara anterior con el espacio subconjuntival, permitiendo un flujo continuo de humor acuoso que ayuda a bajar la presión intraocular.